Un trabajo santo y desgarrador

Yael Eckstein ve de primera mano por qué la Biblia nos exhorta a abrir el corazón y cuidar de los huérfanos de este mundo.