Un trabajo santo y desgarrador

Yael Eckstein comparte lo desgarrador que es conocer a un niño de nueve meses de edad que acababa de llegar a un orfanato.