Un trabajo santo y desgarrador

Gracias a los amigos cristianos de La Fraternidad, niños huérfanos en Israel reciben una porción diaria de esperanza.