Tzav: ¡Enciende la llama!

En la lectura de hoy de la Torá, nos enteramos de que uno de los principales trabajos de los sacerdotes era dar ánimo.