¿Todos los israelíes se llevan bien?

Si bien existen muchas diferencias, los israelíes reconocen que no sólo son una nación política, sino una nación de Dios.