Tiempo de alegría

La fiesta de la cosecha la celebrarás cuando recojas las primicias de tus siembras. La fiesta de recolección de fin de año la celebrarás cuando recojas tus cosechas. – Éxodo 23:16

Nota a nuestros lectores: Esta semana marca la celebración de Sucot, una de las festividades más alegres del calendario judío. A lo largo de esta semana, nuestras reflexiones se relacionarán con esta fiesta establecida en la Biblia. Dado que algunos de los días asociados a esta celebración son días en los que no se trabaja, estas reflexiones se han preparado con antelación para usted.

Recientemente, vi un cortometraje realizado por algunos estudiantes en Australia. En él, un muchacho en harapos y con los zapatos rotos está sentado en el banco de un parque lamentándose de su suerte en la vida. Mientras camina por el parque, ve a otro muchacho de su edad sentado en otro banco, sólo que aquel joven está vestido de forma impecable, desde la cabeza hasta sus inmaculados zapatos tenis.

El muchacho pobre se sienta cerca de un árbol y desea poder cambiarse de lugar con el muchacho rico… y he aquí, ¡consigue su deseo! El muchacho se sorprende al verse a sí mismo sentado en el banco, vistiendo la ropa del otro chico. Pero hay algo que no está bien. El chico rico, ahora vestido con la ropa del muchacho pobre, grita y salta de alegría. ¿Por qué está tan feliz con el cambio? La respuesta se revela tan pronto como una mujer aparece con una silla de ruedas, lista para llevar de vuelta al muchacho pobre, que se había convertido en rico, a su acogedor hogar. Sólo que ahora sus piernas no le funcionan.

El mensaje del cortometraje: la felicidad es apreciar lo que tenemos.

Los eruditos lo pusieron de esta manera hace miles de años: “¿Quién es rico? El que está contento con lo que tiene.” La abundancia real y la alegría no consisten en tener más, sino que se encuentran en disfrutar más lo que tenemos.

A cada festividad del calendario judío se le da un nombre que la describe. A la festividad de Pesaj se le llama “el tiempo de nuestra libertad” y a Shavuot se le conoce como “el momento de la entrega de la Torá.” Así, a Sucot se le llama “el tiempo de nuestra alegría.” ¿Qué hay de particular en esta festividad, que la hace merecedora de tal título?

La verdad es que visto superficialmente, Sucot sería la última festividad que podríamos llamar alegre. En todas las otras celebraciones, cenamos en la comodidad de nuestros hogares y descansamos en nuestras placenteras camas. Sin embargo, en Sucot se nos manda a comer fuera, donde a menudo hace demasiado calor o demasiado frío. Durante esta celebración, muchos tienen la costumbre de dormir al aire libre en colchones improvisados o en sacos de dormir. ¿Qué tiene eso de maravilloso?

La festividad de Sucot, a la que también se le llama “la fiesta de la cosecha,” es un momento en el que la gente erróneamente puede creer que tener más cosas equivale a ser más feliz. Por lo tanto, especialmente durante este período, aprendemos de nuevo lo que es la verdadera felicidad. Intencionalmente, vivimos con menos y disfrutamos más. Nos damos cuenta que mientras tengamos un techo sobre nuestras cabezas, buena comida, compañía y un lugar para dormir, estamos realmente bendecidos.

Este año, mientras el pueblo judío en todo el mundo celebra Sucot, aproveche la oportunidad para apreciar las muchas bendiciones en su vida. La felicidad es una elección, ¡y Sucot es una oportunidad para elegirla nuevamente!