Siempre listos

En el libro de Eclesiastés, aprendemos del rey Salomón a vivir cada día con pasión, sentido y propósito.