No hay lágrimas desperdiciadas

El rabino Eckstein comparte una enseñanza bíblica acerca de cómo cada lágrima que derramamos es preciosa para Dios.