Las pequeñas cosas

Por eso debes obedecer los mandamientos, los preceptos y las normas que hoy te mando que cumplas. Si prestas atención a estas normas, y las cumples y las obedeces, entonces el Señor tu Dios cumplirá el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados, y te mostrará su amor fiel. — (Deuteronomio 7:11-12)

La porción de la Torá de esta semana, Ekev, es de Deuteronomio 7:12 – 11:25, y la Haftará es de Isaías 49:14 – 51:3.                                                         

Una vez escuché a un destacado rabino hablar de las relaciones personales entre cónyuges. El conferencista explicó que en los últimos años se había reunido con cientos de parejas, y que era sorprendente lo que había notado en cuanto a cómo mantener un buen matrimonio. Nunca son las cosas grandes las que hacen que un matrimonio perdure o se acabe. Siempre se trata de las pequeñas cosas.

Los cónyuges decían algo así: “Él siempre llega tarde a nuestras citas para cenar, cuando bien sabe que estoy ahí sentada esperándolo”; o una respuesta más positiva: “Ella me prepara un sándwich todos los días porque sabe que es algo que no me gusta hacer, ¡e incluso le quita la corteza del pan porque sabe que nunca me la como!” Cuando se trata de relaciones en la vida de pareja, son las cosas pequeñas las que importan más y las que pueden tener un mayor impacto, ya sea positivo o negativo.

La porción de la Torá de esta semana se llama Ekev, que es la primera palabra hebrea en la lectura. Ekev tiene dos significados. En primer lugar, significa “por eso”, como en: “Por eso debes obedecer los mandamientos, los preceptos y las normas. . . ” Además, Ekev significa “talón”, como el talón del pie. Tomando como base este último sentido, los eruditos ven otro nivel de profundidad en el versículo.

El siguiente versículo continúa: “Si prestas atención a estas normas. . . entonces el Señor tu Dios cumplirá el pacto. . . y te mostrará su amor fiel.” A primera vista, estos versículos nos dicen que si cumplimos con nuestra parte del acuerdo ––si seguimos los mandamientos de Dios–– él cumplirá su parte del pacto. En un nivel más profundo, los eruditos explican que el versículo está hablando específicamente de hacer cosas para Dios “que una persona normalmente desdeñaría, que pisotearía con el talón.” En otras palabras, este versículo nos está implorando que tengamos cuidado de las cosas pequeñas cuando se trata de servir a Dios.

Tener el cuidado de hacer pequeñas cosas para Dios, se convierte en una expresión de gran amor, al igual que el caso de un cónyuge que piensa en hacer las pequeñas cosas que a su pareja le gusta. Cuando expresamos nuestro profundo amor por Dios de esa manera, él responde del mismo modo y nos retribuye con una grandiosa e interminable expresión de amor.

¿Qué significa esto para usted? ¿Cuáles son esas pequeñas cosas que usted puede hacer para expresar su amor por Dios? A lo mejor es pasar más tiempo cada día expresando gratitud por todo lo que él le ha dado, o podría ser salir de su rutina para pasar tiempo con alguien desamparado. No es que estemos obligados a hacer alguna de esas cosas; más bien las hacemos por amor.

Cuando dedicamos nuestra vida a hacer pequeñas cosas para Dios, ¡vemos cómo él se encarga de las cosas grandes por nosotros!