La vara perdida de Israel

¡Que el Señor extienda desde Sión
    el poder de tu cetro!
 ¡Domina tú en medio de tus enemigos! — Salmo 110:2

Desde los tiempos bíblicos, muchos objetos que pertenecieron al pueblo judío han desaparecido. El Arca del Pacto y la menorá, que una vez estuvieron en el Templo Sagrado, son quizás los ejemplos más conocidos. Un objeto menos conocido es una vara, que aunque simple era especial.

La tradición judía enseña que la vara, que Moisés usó cuando abrió el Mar Rojo para que los israelitas pudieran salir de Egipto, originalmente pertenecía a Jacob. La vara estuvo en manos de los gobernantes de Israel hasta la época del rey David, durante su dinastía y hasta la destrucción del Primer Templo. Según la tradición judía, la vara volverá a aparecer en la época final de la historia.

Los eruditos enseñan que la vara es más que un detalle interesante de la historia judía; también nos ilustra esa historia. Una vara es un símbolo de autoridad. Así que en esencia, mientras la vara estuvo en manos del pueblo judío, ellos experimentaron el tipo de autonomía e independencia que Jacob disfrutó mientras vivía en Egipto, que Moisés tuvo cuando rompió el yugo de la esclavitud, y que la dinastía davídica mantuvo hasta el final del período del primer Templo.

No es un error que la vara se haya perdido desde entonces. Hasta hace poco, el pueblo judío no había vuelto a disfrutar de ese tipo de libertad. Más bien, habían sido sobrevivientes de la opresión y una persecución sin fin.

Aquí nos encontramos en una coyuntura de la historia en que todo aquello está cambiando. De hecho, esta época se insinúa en Salmos 110, cuando dice: “¡Que el Señor extienda desde Sión el poder de tu cetro! ¡Domina tú en medio de tus enemigos!”. El salmista previó que la vara, o cetro, volvería a Israel una vez más.

Hoy en día, tenemos la bendición de tener el Estado de Israel con un ejército poderoso. Nos hemos comprometido como pueblo a protegernos a nosotros mismos y a nunca caer de nuevo a merced de enemigos crueles. Hay dos tipos de varas en la historia: una que daña y otra que protege. Israel ha tomado una vez más el tipo de vara que protege y defiende.

Lamentablemente, a gran parte del mundo no le gusta mucho un Israel con una vara en sus manos, y la mayoría de las veces se le critica cuando actúa contra sus enemigos, con el fin de proteger a sus ciudadanos para que no les hagan daño. Sin embargo, como dijo el primer ministro Benjamín Netanyahu: “Si los árabes depusieran sus armas, no habría más guerra. Pero si Israel depusiera sus armas, no habría más Israel.”

Israel tiene derecho a defenderse a sí misma. Es nuestro deber defender ese derecho suyo.