La Jerusalén de antaño

Jerusalén, a pesar de su fachada moderna, sigue siendo el epicentro de la conectividad con Dios.