La disciplina del amor

Es verdad que Dios nos juzga, pero a partir de su gran amor por nosotros.