Gran tristeza, mayor alegría

Hoy, el rabino Eckstein enseña que cuanto mayor sea nuestra preocupación por los demás, mayor será nuestra alegría.