El principio

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. — Génesis 1:1

La porción de la Torá de esta semana, Bereshit, es de Génesis 1:1 – 6:8 y de Isaías 42:5 – 43:10.

“En el principio” es un título apropiado para la parashá de esta semana, que trata la historia de la creación del mundo. Pero estas palabras no sólo son las palabras de apertura de esta porción, son también las primeras palabras de toda la Biblia. En el pasado, esto incomodaba a los eruditos y se preguntaban por qué.

¿Por qué no? Parece tener mucho sentido comenzar cualquier libro con “el principio”. ¿Tendría más sentido empezar en el medio o al final?

La respuesta depende de qué clase de libro se está escribiendo. Un libro de historia debería comenzar al principio de la historia. Un libro de cuentos también debe empezar por el principio. Pero los eruditos se dieron cuenta que la Biblia no es ni uno ni lo otro. No nos fue dada para enseñarnos historia o para entretenernos con un bonito cuento. La Torá es un manual de instrucciones para la vida. Todo lo que contiene está ahí para enseñarnos cómo es Dios y cómo debemos vivir nuestras vidas.

Ya que éste era el caso, los eruditos consideraron que habría sido más apropiado comenzar con el primer mandamiento dado al hombre o con un cuento que tuviera una moraleja. Pero en cambio, la Torá comienza con una descripción de la creación. Los eruditos se preguntaron, “¿qué tiene esto que ver con la forma en que debemos vivir?”

Abra usted su corazón y escuche la respuesta. Fue dada hace miles de años, pero sigue siendo relevante hoy en día.

Los eruditos dicen que un día, las naciones del mundo vendrán al pueblo judío y le dirán: “¡Ustedes son unos ladrones! ¡Robaron la tierra en que viven!”. Así, tratarán de tomar la tierra de los judíos y dársela a alguien más.

¿No es ésta una descripción acertada de lo que está sucediendo en la tierra de Israel hoy en día? Muchos en el mundo están luchando para quitarles Jerusalén a los judíos y sacar a los judíos de Judea.

Los eruditos explican que Dios comienza la Biblia con la creación para que podamos saber que él creó el mundo y tiene toda autoridad sobre el universo. La tierra de este planeta es suya, suya para dar y suya para quitar. Sólo él tiene derecho a hacerlo. En la Biblia, él dice muy claramente que ha dado la tierra de Israel –una pequeña parte de toda la tierra–, a los hijos de Israel. Nadie, ni siquiera las Naciones Unidas, tiene derecho a tomar esa tierra.

Dios comienza la Biblia con un mensaje para los momentos críticos del final de los tiempos. Él quiere que seamos fuertes y firmes en nuestro apoyo a Israel. No importa lo que el mundo pueda decir, la única voz que importa es la de la Palabra de Dios. Así que, apoye usted con orgullo a Israel. Es el primer mensaje de Dios y nuestra principal prioridad.