Estaré allí

El rabino Eckstein habla de la bendición más grande de todas: el saber que Dios nos ama y nos cuida.