Como siempre, Dios respondió – Parte II

Yael Eckstein habla de la bendición de saber que el pueblo judío tiene su propia patria.