Ver nuestras bendiciones

Cada día, comience dándole gracias a Dios por su bendición y provisión del día. leer más…

Pasar la antorcha

No se trata de cuánto dejamos en este mundo; se trata de dejar lo que más importa. leer más…

Encender un alma

Cada uno de nosotros es una llama, y tenemos el deber de encender otras almas. leer más…

La oración más importante

Ore por Jerusalén hoy y todos los días. leer más…

Agradecerlo todo

Al profundizar nuestro agradecimiento, llegaremos a estados extraordinarios de gratitud y cercanía a Dios. leer más…

Celebrar el fracaso

La próxima vez que falle en algo (inevitablemente todos fallamos), luche contra el impulso de compadecerse y en su lugar, ¡celebre! leer más…

Hacer de la inspiración algo real

Tenemos que tomar la inspiración y hacerla real, de modo que se convierta en una parte duradera de lo que somos y de cómo vivimos. leer más…

La bendición sacerdotal

Del mismo modo que le pedimos a Dios que nos muestre su favor y nos mire con agrado, nosotros también tenemos que tener un semblante agradable para todo ser humano con el que nos encontramos. leer más…

Alas que vuelan

Tal como las alas de un pájaro pueden verse como bultos que lo abaten o como algo que lo ayuda a remontar, así también las dos tablas que Dios nos dio, las podemos ver como una carga o utilizarlas para volar. leer más…

El Señor es su sombra

Si somos amables y misericordiosos con los demás, entonces Dios nos tratará con amabilidad. leer más…