Aceptando la resistencia

A veces son los desafíos y la resistencia a nuestras metas lo que ayuda a desarrollar nuestros músculos espirituales.