A la altura de nuestro potencial

Podemos emular al patriarca Jacob cuando buscamos lo bueno en los demás.